All for Joomla All for Webmasters
15Febrero

Repasadores El paraíso de las bacterias

Por más que se laven, los paños que usamos en la cocina son un foco de infecciones y suciedad ya que albergan bacterias que pueden extenderse por la cocina, los utensilios, el suelo e incluso nuestras manos y boca.

trapos de cocina 1

Según una investigación encargada por el Consejo de Higiene Global, los trapos podrían contener más bacterias que la palanca del baño.
Especialistas analizaron trapos en cientos de hogares de EU, Reino Unido, India, Sudáfrica y Emiratos Árabes y encontraron que el 7 por ciento tiene más de mil millones de bacterias en solo un metro cuadrado.
La mayoría de los microorganismos eran E.Colli (Escherichia coli), la cual puede causar infecciones intestinales y extra intestinales generalmente graves, tales como infecciones del aparato excretor, vías urinarias, cistitis, meningitis, peritonitis, mastitis, septicemia y neumonía Gram-negativa.
Además, un cuarto de los trapos analizados también contenían millones de pseudomonas, bacteria relacionada con la suciedad.
Aún cuando los trapos se laven con frecuencia, los investigadores aseguran que continúan siendo un poco de infecciones y suciedad, por lo que recomiendan tomar medidas como:

•  Dejar remojando los trapos con unas gotas de amoniaco o desinfectante. Un par de horas es suficiente, no más.
•  Si se van a la lavadora, nunca juntarlos con la ropa.
•  Ponerlos a secar al sol, con ello se eliminan las bacterias.
Otros trucos caseros incluyen lavar los trapos con una mezcla de vinagre y bicarbonato de sodio, lo cual tiene un efecto desinfectante, así como desinfectarlos con agua hirviendo.

Consejos

Utiliza trapos diferentes durante la manipulación de carnes y pescados. Para no equivocarte, puedes, por ejemplo, comprarte trapos blancos para las carnes y pescados, y para los demás alimentos, usar trapos de otros colores. Así, ¡nunca te equivocarás!
No te seques directamente en un trapo después de manipular alimentos crudos.
Previamente hay que lavarse bien las manos.
Los trapos deben mantenerse limpios y secos, porque la humedad facilita la proliferación de gérmenes. Si usas secadora, asegúrate que no los guardas húmedos.

Cámbialos cada 24 horas si cocinas a diario.



  • Inicio
  • Repasadores El paraíso de las bacterias